lunes, 14 de julio de 2008

RESOLUCIONES 37 CONGRESO (IV)

Un Estado dinamizador garante de la cohesión social

Un estado dinamizador, es también aquel que promueve y potencia los consensos sociales que constituyen la concertación social, como la principal y más eficaz herramienta de modernización del mercado de trabajo. Pág. 39 párrafo 3.
Para desarrollar nuevas políticas que equipen a los ciudadanos, avancen en la sociedad de la información y combinen flexibilidad y seguridad en los mercados, Europa y España deben transformar sus principales herramientas políticas. Pág. 39 párrafo 4.
El Estado debe desarrollar nuevas políticas que equiparen y formen a la ciudadanía y la hagan avanzar en la sociedad de la información, de forma que puedan actuar mejor y más preparados ante los nuevos retos laborales y de los mercados. Pág. 39 párrafo 5.
Europa y España necesitan un Estado de Bienestar más activo, que garantice un sistema de protección social accesible, financieramente viable, adaptable y que actúe como dinamizador externo de los agentes económicos y sociales. Pág. 40 párrafo 2.
El aumento del empleo precisa hoy de un crecimiento importante de las tasas de ocupación de la mujer y de los mayores de 50 años, así como, la prolongación de la vida activa y una adecuada transición entre la actividad laboral y el disfrute de la pensión. Pág. 40 párrafo 5.
El nuevo Estado dinamizador debería situar al frente de su discurso teórico el valor de la igualdad dinámica. También es preciso poner un mayor énfasis en las políticas proactivas y preventivas, que en las reactivas, primando la inversión sobre las subvenciones y la activación sobre la protección, sin olvidar que los antiguos riesgos (vejez o desempleo) no se sufrirán de la misma forma en este siglo, dado el mayor desamparo individual en que se va a encontrar el ciudadano. Pág. 41 párrafo 4.
El Estado debe facilitar que los ciudadanos puedan responder a los nuevos desafíos a que se enfrenten en el nuevo siglo, más que a protegerlos y aislarlos de la realidad económica cambiante. Pág. 42 párrafo 2.
Junto con esas políticas de gasto, España y Europa han de recalibrar también la legislación. En este sentido, el Estado dinamizador debe reducir las cargas y trámites administrativos que soportan las empresas (carga burocrática que imposibilita tantas iniciativas) y especialmente los nuevos emprendedores. Pág. 43 párrafo 4.

Corolario: A finales del siglo XIX, el movimiento progresista surgió de los esfuerzos conjuntos de dos movimientos simultáneos, el de los trabajadores que reclamaban más justicia social y el de los liberales que reclamaban más democracia para el desarrollo libre de las personas.
Aquellos esfuerzos humanizaron la economía de mercado y convirtieron al Estado en el guardián de la justicia y la igualdad de oportunidades.
En el siglo XX, el mayor logro de los movimientos progresistas fue construir una sociedad en la que los riesgos individuales inherentes a la economía de mercado pudieran ser cubiertos a través de seguros públicos y sistemas de bienestar social.
El gran reto al que nos enfrentamos las fuerzas progresistas en el siglo XXI es el de construir un equilibrio similar en el marco de la globalización. Preservar los enormes beneficios económicos que este proceso genera y encontrar fórmulas que permitan asumir los costes del cambio acelerado y permanente que este proceso tiene sobre las personas, es un desafío de gran magnitud. Pág. 52 párrafos 2,3 y 4.


Estimo que es absolutamente innecesario hacer comentario alguno. Si algo loable contiene esta parte de las resoluciones es la sinceridad o cinismo, a gusto del consumidor, que los redactores y "aprobadores" han depositado aquí. Pero por si hubiera un pequeño atisbo de duda quiero resaltar un termino que entiendo fundamental en toda la filosofía política liberal en la que se fundamentan sus propuestas. Ese termino es "proactivo" que aplicado a Estado y a globalización económica pone de relieve que la herramienta Estado, hasta ahora elemento moderador de los desmanes del capital, pasará a ser un elemento activo y a favor, de la globalización económica, puesto que no otra cosa significa el prefijo pro. De otra parte nos dicen claramente que nos vayamos olvidando de la protección social y haciéndonos a la idea de invertir para protegernos. Los que puedan que se paguen seguro medico y pensión privada y para los que no puedan, miseria social cual el sistema sanitario público yankee otorga a los marginados.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

No puedo esperar tanto, explícame eso de la derecha tonta que tenéis en Madrid ¿Es contagioso?

Socialistas por el cambio dijo...

Un grupo de militantes del PSM hemos decidido lanzar este manifiesto, con la intención de sumar adhesiones, comentarios y trabajo de cara a una alternativa para la Comunidad de Madrid basada en los valores del socialismo.

Si lo creeis conveniente, os pedimos que lo distribuyáis, que lo compartáis, que lo difundáis y que entre todos y todas lo hagamos llegar a cuantos más compañeros y compañeras sea posible. El ciber espacio es nuestro.



Desde el respeto a todos los compañeros y compañeras, a todas las opciones que defienden el socialismo y a todos los posibles candidatos o candidatas, de cara al 11º congreso del PSM, decimos:


HA LLEGADO EL MOMENTO.
¡Ahora SI toca!

Cada 4 años, desde hace ya más de 13, es la frase que muchos de nosotros, compañeros y compañeras de partido antes de unas elecciones autonómicas en la Comunidad de Madrid.
Ha llegado el momento de ganar a Gallardón o a Esperanza. Ha llegado el momento de que la suma de las Izquierdas sea mayoría. Ha llegado el momento de que la gente se movilice. Ha llegado el momento de aparecer unidos y cohesionados. Ha llegado el momento de aparcar disputas internas. Ha llegado el momento de trasladar nuestro mensaje...

Y desde hace años, el único momento que llega, es el de recoger nuestras banderas, de guardar las credenciales de interventor, de tomar una cerveza con los compañeros y consolarnos unos a otros. En 13 años, solo una noche pudimos llorar de alegría, en lugar de hacerlo de impotencia. ¡Una sola vez, un tipo bajito y con poco carisma, nos hizo creer que Madrid podía ser de izquierdas! ¡Una sola vez en 13 años, las columnas de la Sala de Columnas del Circulo de Bellas Artes de Madrid, parecieron sostener el cielo sobre nuestras cabezas, y no derrumbarse sobre nuestros corazones!

Que poco duró.


Cuatro años después, cada cuatro años volvemos a escuchar las mismas palabras. Ha llegado el momento. Y el momento no llega nunca.

Somos muchos los que no han conocido un presidente de la Comunidad o un alcalde en Madrid del Partido Socialista. Y los que lo hemos conocido, casi no lo recordamos. Eso si, escuchamos casi como un mantra "Ha llegado el momento".

Lo escuchamos casi tanto como el famoso ahora no toca. No toca debatir. No toca confrontar. No toca enfrentarse al Federal. No toca lanzarse. No toca... El caso es que en Madrid ¡Nunca toca!

Nos equivocamos. El momento es AHORA.

El error que cometemos es esperar a las elecciones autonómicas y municipales para pensar que ha llegado el momento, para debatir de ideas, para ampliar nuestro discurso, para declararnos de izquierdas y proclamar a los 4 vientos que somos mejor alternativa que el Partido Popular.

Cerramos los congresos en falso por que "ahora no toca", y cuando llega las elecciones, lo que nos ocurre es que las dos frases que más escuchamos en las agrupaciones, se unen. "Ahora no toca llegado el momento", parece que nos dicen cada 4 años.

Ahora si toca. Toca debatir, confrontar, discutir, aclarar, declarar alternativas, dar imagen de unidad en torno a un partido, trabajando por él. Queriendo cada uno de nosotros lo mejor para este partido, para que este partido pueda ofrecer lo mejor de si mismo a la sociedad madrileña. Toca que tengamos alternativas. Toca que podamos valorar, que podamos indagar, cuestionar, participar, debatir, conocer. Que podamos decidir.

Toca que podamos elegir. Toca democracia. La misma democracia de la que tratamos de dar lecciones a la ciudadanía cada 4 años. La misma democracia que nos llena la boca.

Lo que no toca, si queremos que llegue el momento de ganar las elecciones, es que seamos -como hemos sido muchas veces- brazos de madera, extensiones de la papeleta de voto, ignorantes de nuestras decisiones y esclavos de documentos que dicen esto y lo contrario. No toca que se siga etiquetando a la gente, que siga habiendo “...istas”, no toca que haya vetos ni listas negras.

No podemos seguir permitiendo que en un partido de izquierdas prevalezca el ordeno y mando a la democracia, el amiguismo frente a la participación, que gane el silencio a las voces de los compañeros o que se mantenga el famoso "el que se mueva no sale en la foto". Las fotos con movimiento suelen ser más divertidas, son las que ponemos en el corcho de nuestra habitación.

El Partido Socialista de Madrid debe ser un partido de Izquierdas. Progresista, pero fiel a su historia y a sus militantes. Innovador, pero anclado a unos valores que siguen tan vigentes como hace años. Igualitario, solidario, obrero, defensor de los derechos de la ciudadanía por encima de los derechos de las empresas. Que se sitúe siempre del lado del que menos tiene.

El PSM debe mantener como prioridades, como señas de identidad, la educación PÚBLICA, la sanidad PÚBLICA, el acceso a todos los beneficios del estado a las clases más desfavorecidas, la emancipación de los y las jóvenes, la protección de los colectivos más vulnerables, la redistribución de la riqueza.

El SOCIALISMO es el que es desde hace más de un siglo. No existe un nuevo socialismo. De la misma manera que no existen viejos socialismos. Hay cosas que se le parecen bastante, que tratan de atraer del este y el oeste, que procuran no disgustar a nadie, que intentan ser una buena copia. Hay proyectos que hablan de cosas parecidas, que proclaman nuevos tiempos y nuevas maneras de hacer.

Alguien dijo en el centenario de las Juventudes Socialistas de España que cuando los socialistas tengamos alguna duda sobre hacia que lado posicionarnos en algún tema, lo conozcamos en profundidad, o no, establezcamos un sencillo baremo. Pongámonos siempre del lado de la opción débil. Aunque a veces se nos olvide, no es nada nuevo. Aunque no ganemos, dormiremos tranquilos.

Tenemos una responsabilidad como militantes y simpatizantes. El momento ha llegado AHORA. No dentro de tres años. Y la responsabilidad es nuestra. De todos y todas los que queremos un cambio en el gobierno. Tenemos que elegir entre estar tranquilos, placidos, cómodos, sin reclamar nuestras reivindicaciones y sin plantear una alternativa. O si queremos excitarnos, ilusionarnos, luchar, debatir, elegir. Ganar o perder, pero sentir que no hemos podido hacer más de lo que hemos hecho, y que no lo hemos podido hacer mejor. Y al día siguiente, volver a coger los remos de este barco, y tratar todos juntos de llegar a buen puerto.

Que nadie se equivoque, el momento es ahora. Ahora es cuando toca. De nada valdrá arrepentirse luego. De nada valdrán los cálculos estratégicos, los porcentajes, las intrigas, las esperas, los vasallajes o los personalismos.

Edmund Burke dijo: "Para que triunfe el mal, sólo es necesario que los buenos no hagan nada" . Nuestro mal, en este momento, es no tener el valor suficiente. Nuestro mal será si no hacemos nada.

Ha llegado el momento.

Algunos estamos dispuestos e ilusionados.